Lo Más Importante: Las Personas

Lucas Del Corral

Por mucho tiempo pensé que lo más importante era la idea. Por eso de chico era receloso y extremadamente meticuloso de a quién le contaba mis ideas. Luego entendí, que una idea de por sí no tiene ningún valor. Si tengo miedo de qué me roben la idea es porque no es más que eso.

En cambio, cuando uno se toma el tiempo necesario para pensarla, analizar sus vertientes, entender el mercado, validarla y trazar la estrategia para implementarla, uno ya no está hablando de ideas sino de proyectos. Las barreras de entrada ya son otras. Uno tiene ya un camino recorrido, ventaja que la persona a la que le contás tu idea no tiene. Por lo tanto, podrá robarte la idea pero no implementarla como vos. Por eso el valor, más que en la idea, está en la capacidad de implementarla.

Pero… ¿por qué contarla? Es fundamental contar la idea. No hablo de todos los detalles y aprendizajes realizados entorno a la misma, pero compartir tu idea tiene múltiples beneficios. En primer lugar, nos ayuda a validar esa idea, a entender si lo que nosotros pensamos que otros piensan es realmente así. A su vez, la otra persona nos puede aportar visiones diferentes o ayudarnos a ver aspectos y riesgos que no estábamos considerando. Por otro lado, la gente con buenas intenciones nos podría ayudar a encontrar caminos y recursos para llevarla a cabo. Finalmente, contar bien la idea y la visión que tenemos puede llevarnos a motivar a que personas quieran participar conformando el equipo, aportando capital o ambas.

Está bien. Si el valor no está tanto en la idea como en la capacidad de implementarla… ¿entonces lo más importante es la plata? No, si bien siempre es una ventaja e importante contar con los recursos, hoy en día existen muchos medios por los que se puede financiar un proyecto si se logra trasmitir y comunicar el valor que tiene. Desde ANR o aportes no reembolsables que destinan los gobiernos y agencias para fomentar los emprendimientos, hasta préstamos con tasas bajas y aportes de capital. En este último existen inversores ángeles que invierten desde etapas muy incipientes, fondos semillas, aceleradoras y hasta fondos de riesgo o Venture Capitals.

Por ello más difícil es encontrar excelentes equipos que puedan aterrizar, implementar y gestionar estos proyectos y empresas. En este sentido, uno se puede dejar llevar por personas en las que tiene mucha confianza como amigos o familiares, pero cuidado. Hay que considerar otras cosas además de la confianza. Entre ellas, compartir valores, compartir la visión a futuro, analizar la complementariedad y necesidades del proyecto, y entender el momento vital en el que están, esto influye en su motivación y dedicación.

En conclusión, estoy convencido de que una extraordinaria idea con un equipo mediocre tiende al fracaso. Mientas que una idea mediocre, pero a carga de un gran equipo, se irá transformando y pivoteando hasta convertirse en un proyecto exitoso.

28 de Marzo

Volver

APARECÉ EN LA REVISTA
Contanos tu historia.

© Emprendar · Revista online de emprendedores · Est. 2019. - Terminos & Condiciones -

youtube emprendar instagram emprendar  linkedin emprendar